Tom Ford

“I probably do have an obsessive personality, but striving for perfection has served

me well” Tom Ford.

Una pista para empezar a hablar de este emblemático hombre dentro de la industria de la moda puede ser el look que lo caracteriza: un traje negro con una camisa blanca. Y es que ésta simple imagen puede ser una clara tarjeta de prese ntación que resume de manera general su personalidad: pulcro, minimalista, sexy y un tanto perfeccionista.

A diferencia de muchos diseñadores que parece que tienen un poco de caos en todas sus creaciones; Tom Ford logra mantener un esquema muy organizado en cuanto a su trabajo y proceso creativo, o al menos eso aparenta.

Una persona que a pesar no haber estudiado diseño de modas nos demuestra cómo hay un lazo estrecho entre la moda y la arquitectura, tal vez a eso se deba la línea simple, más no sencilla, en sus creaciones.

Estudió arquitectura y diseño de interiores en Parsons y desde temprana edad tenía muy claro que lo que buscaba era salir del pequeño lugar donde nació, no porque no le gustara sino porque tenía claro que los planes que tenía para su persona necesitaban un escenario con un poco más de luces y proyección, como se lo ofreció NY.

“When I was a kid I really thought the key to happiness was living a very artificial life in a penthouse in New York with martini glasses”

Con tal solo 30 años logró rescatar a Gucci como director creativo, convirtiéndola en una de las marcas más emblemáticas y logrando romper los esquemas un tanto tradicionales, que la estaban llevando en su momento en declive.

Estableció todo un nuevo ecosistema donde se resaltaba la tan conocida “G”, estableciendo así una nueva era para esta casa de moda. Poco después asumió el papel de director creativo en la firma francesa Yves Saint Laurent, donde a pesar de la hostilidad del mismo creador de la marca, logró darle un toque de su ya conocida sensualidad y revolución en cuanto a diseño.

En 2006 decide que es tiempo de empezar a trabajar bajo su propia firma después de una crisis personal, la cual explayaría 3 años después en su filme “Single man”.

Y es así como surge la marca: Tom Ford. Con un logotipo fiel a su personalidad, simple y suficiente para anunciar su llegada independiente al mundo de la moda.

Al inicio decidió lanzar solo una boutique prêt à pórter para hombres en Madison Avenue, cuyos diseños tenían su personalidad en cada detalle, un hombre seguro, independiente, sexy y capaz de dominar al mundo.

“Dressing well is a form of good manners” Tom Ford.

En el 2010 se aventura a lanzar su línea para mujeres, tomando como inspiración amistades femeninas de su exclusivo círculo social para crear diseños empapados de su esencia para distintas siluetas. Esta pasarela fue todo un evento, desde la lista de invitadas hasta las celebrities que tomaron el papel de modelos, además de la presentación personalizada que dio el mismísmo diseñador durante las caminatas con sus diseños por la pasarela.

Hoy en día la firma Tom Ford sigue siendo un estandarte a la sensualidad, a la perfección, a la pulcritud; diseños llenos de fuerza que denotan el carácter de su diseñador. Además de haber dirigido dos películas, siendo el cine una de sus grandes pasiones: Single Man y Nocturnal Animals.

Un tanto escrupuloso y fanático de los más pequeños detalles. El hombre detrás del emblemático traje negro y camisa blanca que no necesita más para identificarse en el mundo de la moda.

“My goal is help women to be the best version of themselves” Tom Ford.

Texto por: Fernanda Chong

IG: @fernandachr

 

Tom Ford

Melissa Zermeño #CoolRadar

Tom Ford

Islandia

Newer post

Post a comment